jueves, 16 de noviembre de 2017

Métodos para evitar y combatir las cochinillas en las plantas suculentas



Métodos para combatir cochinillas en las plantas suculentas. Efectos negativos de estas plagas para las crasas.

Las plantas suculentas son frecuentemente atacadas por numerosas plagas entre las cuales se encuentran los áfidos (llamados pulgones), ácaros (ejemplo: la Araña Roja (Tetranychus urticae)), moluscos (caracoles y áfidos), hongos, hormigas y cochinillas. Estas últimas son las más frecuentes de encontrar y por esto son consideradas las plagas más dañinas para las plantas crasas. En la actualidad existen más de 7500 especies de cochinillas, aunque la más conocida y difundida en el mundo es la llamada cochinilla algodonosa (Planococcus citri o Pseudococcus citri). Aunque es correcto que la cochinilla algodonosa es una de las plagas que más afectan a las plantas en general (donde se incluyen todas las crasas), es necesario conocer que otras numerosas especies también aparecen con frecuencia afectando considerablemente la salud y el crecimiento de las especies vegetales.

Invasión grave de cochinillas sobre la planta suculenta Ojo de Dragón, Huernia schneideriana

Invasión grave de cochinillas sobre la planta suculenta Ojo de Dragón, Huernia schneideriana

Las cochinillas son insectos muy especializados en el parasitismo y por esto han desarrollado numerosas estrategias para alimentarse eficientemente de sus hospederos (en este caso las plantas), reproducirse y protegerse de depredadores e incluso de pesticidas. En este grupo de insectos las hembras son las que se alimentan de la savia de las plantas y los machos solo nacen con un único objetivo, la reproducción (duran pocos días). En la mayoría de las especies, las hembras cuando alcanzan la adultez se mantienen totalmente inmóviles en alguna área de la especie vegetal con el fin de extraer la savia que les servirá de alimento. Al estar inmóviles necesitan algún mecanismo de protección contra depredadores y por esto, muchas han elaborado (desde el punto de vista evolucionista) un escudo protector duro e impermeable con forma de escama que aísla todo su cuerpo del exterior. Este escudo es el principal causante de que muchos insecticidas de contacto (ejemplo: Cipermetrina) sean totalmente inútiles para el control de estas plagas siendo complicada su eliminación de las plantas (solo son efectivos los insecticidas sistémicos).

Otro problema de estos insectos para las plantas es que la mayoría de las especies desprende una sustancia azucarada que facilita la proliferación de hongos patógenos y atrae a hormigas que se encargarán de protegerlas de insectos depredadores.

Dato interesante: Solo los machos poseen alas con el fin de buscar hembras para reproducirse mientras que las hembras nunca las desarrollan (no las necesitan).

De todas formas, las cochinillas no son plagas invencibles ya que existen numerosos métodos caseros y muchos productos químicos para eliminarlas. Hay que tener en cuenta que la velocidad de eliminación de estas plagas depende del nivel de colonización sobre las plantas afectadas, es decir, mientras más rápido las detectemos, más rápido las eliminaremos. A continuación les presentamos una recopilación de dichos métodos:

Métodos efectivos para eliminar las plagas de cochinillas en las plantas suculentas  

- Un método muy efectivo es utilizar un trozo de algodón (el común que ofertan en las farmacias) y humedecerlo con alcohol al 90-98%. Este algodón debe ser frotado sobre las cochinillas para removerlas (el alcohol las despega con facilidad). Hay que fijarse bien porque si dejamos unas cuantas en la planta afectada, volverán a colonizarla en pocas semanas. Este método es muy efectivo para cactus y crasas de pequeño porte. Utilizar hisopos (bastoncillo para los oídos) para las regiones más difíciles de acceder con el algodón (ejemplo: entre las espinas de los cactus).

- Si el número de cochinillas es muy pequeño las podemos retirar manualmente con la ayuda de nuestras uñas; tener sumo cuidado en no provocar heridas en las plantas.

- En muchos países se utiliza como método natural la liberación de especies de insectos depredadores de cochinillas específicas sobre las plantas con el fin de que sean eliminadas naturalmente.

- La humedad relativa baja es uno de los principales factores que incentivan la aparición de estos parásitos siendo necesaria mantenerla elevada como método preventivo. No es totalmente efectivo pero podría evitar la propagación de nuevas colonias.

- Nosotros recomendamos siempre tener a mano algún plaguicida sistémico anticochinillas para aplicarlo luego de efectuar los procedimientos anteriores. Estos plaguicidas evitarán por largas jornadas que nuevas cochinillas llegue a la planta porque morirán rápidamente al extraer la savia (los productos sistémicos permiten que las plantas incorporen en su interior químicos tóxicos para estos parásitos).

Cochinillas sobre el tallo de la planta suculenta Orejas de Burro, Kalanchoe gastonis-bonnieri

Cochinillas sobre el tallo de la planta suculenta Orejas de Burro, Kalanchoe gastonis-bonnieri

Efectos negativos de las cochinillas en la salud de las plantas suculentas

- Deformaciones en el crecimiento y formación de callos.
- Marchites acelerada de tallos y hojas.
- Caída prematura de los botones florales.
- Necrosis de tallos y raíces.
- Transmisión de virus.
- Heridas en los tejidos que serán colonizadas por bacterias y/u hongos patógenos.

Páginas relacionadas

Síguenos en nuestras redes sociales:

martes, 14 de noviembre de 2017

El cactus Biznaguita te encantará, Mammillaria microhelia



Fotografías y descripción del cactus conocido como Biznaguita, Mammillaria microhelia.  Consejos para su cultivo en el jardín.

Características generales del cactus Mammillaria microhelia, Biznaguita

Mammillaria microhelia es un pequeño cactus columnar perteneciente a la familia Cactaceae originario de barrancos rocosos presentes en Querétaro, México. Actualmente se encuentra en peligro de extinción debido a la degradación del hábitat por acciones del hombre y por la extracción intensiva por parte de coleccionistas o comerciantes. Es una planta muy apreciada en colecciones de todo el mundo por la belleza de sus tallos y floraciones.

Fotografía del cactus Biznaguita, Mammillaria microhelia

Fotografía del cactus Biznaguita, Mammillaria microhelia


Esta especie se caracteriza por desarrollar tallos cilíndricos solitarios o múltiples (forma pequeños grupos) de +/- 18 cm de altura y +/- 5 cm de diámetro que presentan una coloración verde oscura. Todos los tallos forman numerosos tubérculos cónicos (mamilas) de +/- 0.3 cm de altura. En el ápice de los tubérculos se disponen las espinas; en esta especie se observan +/- 40 espinas radiales ligeramente curvas y blancas-amarillentas y de 1-8 espinas centrales mucho más gruesas que las radiales y rectas o curvas en el ápice. Las espinas centrales primero presentan una coloración rojiza con el extremo pardo muy oscuro (casi negro) que se irá aclarando con el tiempo tomando una coloración muy similar a las radiales pero con el extremo aún oscuro. Las espinas centrales son muy frágiles y por esto es fácil quebrarlas (generalmente se quiebra el ápice) si las tocamos.

Al igual que en todas las especies del género Mammillaria las areolas se encuentran divididas en 2 partes, es decir, el ápice de las mamilas donde surgen solamente las espinas y las axilas ubicadas en la base de las mamilas que formarán las flores, frutos y nuevos hijuelos. Las flores en esta especie surgen en las axilas como mencionábamos anteriormente, tienen +/- 1.0 cm de diámetro, se disponen formando una corona floral en los laterales apicales del tallo y presentan una coloración amarilla o rosácea.

Consejos para el cultivo del cactus Mammillaria microhelia, Biznaguita

Mammillaria microhelia es muy fácil de cultivar en el jardín pero es muy susceptible a la pudrición de las raíces por exceso de humedad en el sustrato. A continuación sus cuidados:

Iluminación:

Prefiere crecer en sitios con muy buena iluminación donde le incida directamente el sol durante las primeras horas de la mañana y finales de la tarde. No tolera crecer en sitios muy sombreados porque crecerá muy delgado y débil (etiolación) y no florecerá.

Temperaturas:

Es un cactus resistente a temperaturas ligeramente por debajo de los 0°C siempre que el sustrato esté completamente seco. De todas formas es preferible evitar la exposición a las heladas porque aumenta considerablemente el riesgo de pudrición. El rango de temperaturas perfecto para esta especie se encuentra entre los 15-30°C.

Sustrato:

Preferiblemente rico en piedras calizas que aumentarán ligeramente el pH del sustrato favoreciendo el desarrollo de la planta. Evitar cultivar en sustratos compactos y con un pésimo drenaje porque se pudrirá el sistema radical con facilidad.

Otra imagen del cactus Biznaguita, Mammillaria microhelia

Otra imagen del cactus Biznaguita, Mammillaria microhelia


Frecuencia de riego:

Regar 2-3 días después que el sustrato se haya secado por completo si las temperaturas se mantienen frescas o cálidas. En invierno el riego debe ser suspendido o efectuado si la planta lo necesita y las temperaturas suben ligeramente.

Plagas y enfermedades:

Es afectado por cochinillas que se alojan sobre los tallos para alimentarse de la savia. Eliminarlas rápidamente con productos específicos para evitar deformaciones del crecimiento, proliferación de hongos que facilitan estas plagas y la represión de la floración.

Multiplicación:

Mediante semilleros o por división de hijuelos basales.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales: